Problemas

derivados de una ventilación deficiente

Ácaros

Los ácaros son organismos microscópicos que apenas alcanza el medio milímetro. Existen alrededor de 50.000 especies de ácaros, que causan problemas de alergias.

Los excrementos de los ácaros y los ácaros muertos son los factores desencadenantes más comunes de la alergia perenne y de los síntomas del asma; se dispersan en un polvo fino que es inhalado por los habitantes del recinto donde se encuentran. Los ácaros del polvo, que son los que se hallan en los entornos domésticos, se encuentran por toda la casa. En las habitaciones los ácaros se alimentan de escamas de piel humana o animal. Una persona desprende un total aproximado de un gramo de piel al día

Las condiciones óptimas para la vida y el desarrollo de los ácaros son una temperatura entre 20º y 30º y una humedad relativa superior al 55%. Las alfombras, cortinas, peluches, almohadas, y sobre todo, los sofás y colchones, son un auténtico paraíso para estos seres. 

Moho

El moho es un hongo que se encuentra tanto al aire libre como en lugares cerrados y con baja luminosidad. Y es un inquilino permanente y molesto en los hogares húmedos y tibios.

 

El moho se reproduce y propaga mediante esporas, y éstas pueden sobrevivir en variadas condiciones. Existen muchas especies de mohos microscópicos, pero una de las principales

es un hongo filamentoso llamado Aspegillus

 

Los mohos pueden ser causantes de infecciones y alegrias. Ya que algunas personas son sensibles a la exposición a las esporas, y le les puede causar síntomas como congestión nasal, iritación de los ojos o resuello, o bien graves alergías en los pulmones. Algunos mohos resultan tóxicos, porque producen micotoxinas.

Radón

El radón es un elemento químico radiactivo perteneciente al grupo de los gases nobles. En su forma gaseosa es incoloro, inodoro e insípido. El radón es producto de la desintegración del radio (226Ra), elemento altamente radiactivo.   

 

La emanación del radón varia según los tipos de suelo y según el contenido de uranio superficial.

 

Si bién en la naturaleza no existe ningún material que tenga radiactividad cero. Cuando hablamos del peligro del radón, no debemos olvidar la radiación emitida por todo el conjunto, es decir, radón y descendientes. El peligro radica sobre todo en sus descendientes de vida corta, los isótopos.

 

Efectos perjudiciales

 

El verdadero riesgo está en las partículas alfa, relativamente poco peligrosa fuera del organismo, porque la epidermis nos protege de ella. El problema es inhalarlas. Ya que las particulas radioactivas se adhieren al tejido pulmonar, donde pueden emitir radiación alfa a las células bronco pulmonares.

 

La absorción de esta radiación provoca ionizaciones y excitaciones de las estructuras celulares causando efectos lesivos, puede dañar directa e indirectamente el ADN y provocar mutuaciones en el tejido pulmonar. En estas mutuaciones está en el origen de algunas enfermedades degenerativas.

900 83 12 87

L a V de 9:00h a 21:00h

644 362 509

666 464 888

comercial@contrahumitat

.com


Llamar

E-mail